El Complejo Cacereño: Estudio del territorio.

Los yacimientos paleolíticos estudiados por Primeros Pobladores se sitúan en el denominado Complejo Cacereño. Esta unidad paleoecológica está articulada en torno a dos paisajes muy concretos, el Calerizo de Cáceres y las llanuras de humedales circundantes. El agua y la roca son los elementos fundamentales que componen estos dos entornos.

El karst

Por un lado, las calizas del Carbonífero del Calerizo presentes en el llamado Calerizo cacereño, han sido modeladas durante milenios por las aguas subterráneas, creando cavidades, simas y dolinas utilizadas por los homínidos como lugares de hábitat.

La llanura

La penillanura cacereña, se compone principalmente de granitos, lo que favorece la formación estacional de charcas y regatos. Estos dan lugar a humedales en los que los recursos bióticos se concentran en épocas de abundancia.

El territorio

La localización de distintos yacimientos en cueva (Maltravieso, El Conejar y Santa Ana) y de yacimientos (El Millar, Vendimia) y localidades (La Zafrilla, Motocross las Arenas, Arenales-El Majón, La Maruta, Las Gallinas), en los llanos de Cáceres y Malpartida de Cáceres nos informan sobre el intenso poblamiento del Complejo durante el Pleistoceno.

El estudio y la excavación de yacimientos al aire libre y de las cavidades del Calerizo cacereño nos han permitido constatar que estos dos ecosistemas son complementarios y dan como resultado una única unidad territorial.

Es en este contexto donde nace la idea de "Complejo Cacereño", un territorio con una variabilidad ecológica, con hábitats diversos y con una gran abundancia de materia prima. Todo esto hace que exista una gran movilidad entre las cuevas y los yacimientos al aire libre

Los humedales de los Barruecos (Malpartida de Cáceres) son un ejemplo del tipo de paisaje que debió existir durante el Pleistoceno en los alrededores de Cáceres

Las cuevas del kast fueron ocupadas por los homínidos al menos desde hace un millon de años.

Penillanura cacereña