El proyecto arqueológico Vendimia

A finales de los años 90, la arqueóloga Isabel Sauceda realiza una serie de prospecciones arqueológicas en la zona de los Barruecos (Malpartida de Cáceres) a través de la escuela taller de dicha localidad.

La presencia de abundante industria lítica de apariencia antigua en superficie, llevó a la toma de contacto con diferentes investigadores para la realización de un proyecto de investigación prehistórica

En 1999, los contactos con el Equipo de Atapuerca a través de Eudald Carbonell pusieron en marcha la primera campaña de prospección y sondeo de los humedales de Malpartida

Dichos sondeos resultaron positivos en el Regato del Naranjillo, excavándose durante el verano de 1999 el yacimiento Vendimia bajo el proyecto arqueológico del mismo nombre.

Las primeras excavaciones contaron con la participación de miembros de la Escuela Taller de Malpartida, La Universidad de Extremadura y la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Tras los primeros resultados y ante las buenas expectativas, el Proyecto Arqueológico Vendimia se redefine, buscando la integración de distintas instituciones y la ampliación del área de actividad arqueológica a todo el entorno cacereño.

Industria lítica. Las herramientas de piedra del Paleolítico medio halladas en el el yacimiento Vendimia.

Vista general del Regato del Naranjillo.

Miembros de la Escula Taller "La Cocinica" de Malpartida de Cáceres durante la primera campaña de excavación